Me gustan las palabras y todo lo que el tiempo hace con ellas.

La cesta de abedul.

En la madrugada, durante un instante, los ojos llegaron a cerrarse, pero el dueño, furioso, restregando sus puños contra ellos, los despertó.

leer más

paperblog