UN DÍA EN LA PLAYA

Las olas, hasta ese instante acunadas por la suave brisa, despiertan:

-¡A la de una, a la de dos, a la de tres! -gritan contentas. Se alzan, vuelan.

Un barquito de papel, un cubo y una pala.

Y en la pupila del niño el reflejo de la espuma blanca.

-¿Cuál de las danzarinas atraparé primero? -pregunta Marcos esperando las olas que danzan.

Las olas se vacían en el canto invisible, donde arena y mar conviven.

Un barquito de papel, un cubo y una pala. Y en la sonrisa del chico las olas se hallan reflejadas.

Dibujo de Gabiela Díaz Gronlier


Compártelo con tus amigos: