1984

«El Gran Hermano te vigila.»

Muchos piensan en España que «la sangre no llegará al río porque estamos dentro de la Comunidad Europea», muchos escuchan con simpatía, gracias a un popular programa de televisión, la frase «el Gran Hermano te vigila». ¡Ah, qué gran equivocación!

Mi entrada tendrá una introducción corta, pues creo que no hay nada mejor para llamar la atención, sobre el error que comete aquel que se cree a resguardo de todo por haber nacido en un sitio privilegiado, que la estupenda fusión de literatura y cine que es mi sugerencia de hoy. Hay muchas personas a las que les da pereza leer en estos días de tanto estrés, pues no se concentran y prefieren acudir a las propuestas de las pantallas audiovisuales. Yo les ofrezco esta.

«La guerra es la paz». «La libertad es la esclavitud». «La ignorancia es la fuerza», son los eslóganes en los que se sustenta el régimen totalitario que George Orwell (1903-1950) profetizó en 1984, obra escrita entre 1947 y 1948.

El totalitarismo, según mi experiencia de cubana que creció dentro la revolución, se basa en seis pilares fundamentales:

  • La destrucción de la individualidad (la persona se transmuta en clase social proletaria, en hombre-masa).
  • La propaganda.
  • El apropiamiento de la cultura.
  • La construcción de una historia a la medida de los intereses de la dictadura; es decir, la manipulación de los hechos históricos.
  • La invención de un enemigo interno (se convierte en hostil al hombre que no se doblega a los intereses del mando único).
  • La invención de enemigos externos (se trata de provocar una reacción defensiva, chovinista).

(Nota: En todas estas tácticas juegan un rol fundamental la excitación al odio y la estimulación del miedo.)

Y ahora les dejo con 1984, película dirigida por Michael Anderson en 1954 y cuya adaptación cinematográfica estuvo a cargo de Orson Welles (1915-1985) -por cierto, se trata de la primera adaptación que se hizo para la gran pantalla.

1984 nos invita a reflexionar sobre la pérdida de las libertades individuales y nos muestra hasta dónde puede menoscabar nuestra privacidad el dominio que sobre ella ejerza el aparato estatal, da igual que el control se produzca a través de la represión física o a través de métodos más sutiles.

Los gobiernos autoritarios censuran para conseguir que creamos que vivir bajo sus directrices es vivir en la arcadia idílica de Moro –Utopía, amigos, es ingeniosa ficción.

Cuidado con aquellos que dan órdenes ministeriales para perseguir las críticas que los perjudican.

1984

«Temen al amor, porque el amor es un mundo que no pueden controlar.»

ENLACES RELACIONADOS

Oscar Wilde, Alla Nazimova y Natacha Rambova. “Salomé”, película íntegra.

Ibsen. “Un enemigo del pueblo”. Incluye la película.

El regador regado, la primera película de ficción y el primer cartel cinematográfico.

Librería Isla. Mi librería… ¡Adiós!

La última posada (Imre Kertész). Un grito de advertencia al hombre actual.

Jenny Marx. “Breves escenas de una vida agitada”.

La acusación (Bandi). Cuentos prohibidos de Corea del Norte.

El Che. Poemas escritos al morir Ernesto Che Guevara.

La Comedia del Arte, la improvisación y la política de hoy.

Mao Tse-Tung. Poemas.


Compártelo con tus amigos: