ACERTIJO SOBRE LA VIDA

Mi madre me confesó una tarde, cuando yo era pequeña y estaba muy triste por un juguete perdido, que la noche siempre parece más larga que el día. Asombrada, por el tono convincente de su voz, quise conocer cómo lo sabía.

-Voy a responderte con un acertijo -me cogió las manos, me miró a los ojos, y dijo-: Debes tener en cuenta que durante la noche las sombras pueden convertir en humo las certezas matutinas. Pero los velos de la noche, hija, ¡ah!, esos arden cuando se alza la luz del día.

Y otras atracciones han llegado para ilusionar mi vida.

firma gabriela1


Compártelo con tus amigos: