ACERTIJO SOBRE LA VIDA

«Cuando habla, lo hace con sabiduría; cuando instruye, lo hace con amor».
 (Proverbios 31:26)

Mi madre y yo en el zoológico de La Habana, 1966.

 

ACERTIJO SOBRE LA VIDA

Mi madre me confesó una tarde, cuando yo era pequeña y estaba muy triste por un juguete perdido, que la noche siempre parece más larga que el día. Asombrada, por el tono convincente de su voz, le pregunté cómo lo sabía.

—Voy a responderte con un acertijo —me cogió las manos, me miró a los ojos y dijo—: Debes tener en cuenta que durante la noche las sombras pueden convertir en humo las certezas matutinas; pero los velos de la noche, hija, esos arden cuando se alza… ¡la luz del día!

ENLACES RELACIONADOS

Apenas dos minutos. A mis padres.

Fantasía para Gabriela (Manuel Díaz Martínez). Dibujos de Ofelia Gronlier Lamar.

El día en que maduré.

La lectora. A mi madre.

La margarita.

Pitina la caminadora.

Teselas de mi mosaico habanero.

Acto de contrición. A mi abuelo.

Renacer.

La palmatoria. Relato.

Y llegó la primavera.

¿Hasta dónde creo lo que pienso?

Hortensia y la varita mágica.

A mi abuelo Manuel Díaz Bello.

Lezama en mi memoria. Texto y dibujos de Ofelia Gronlier Lamar.

Un retazo de alegría.

La mesa de Navidad.

La fotografía de la partida de ajedrez.

Los niños del «Caso Padilla».

 


Compártelo con tus amigos: