sábado , 18 noviembre 2017
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio / Historias... / Anchoa, Bocarte y Boquerón.
Comienza la clase. Es deber hacer silencio para que llegue la concentración.

Anchoa, Bocarte y Boquerón.

Esta escena sucedió una mañana en la que un arcoíris aparecido en el cielo regaló a la tierra luz y color.

-Los espero debajo del árbol oloroso. Apresúrense, por favor, pronto comenzará la lección -dijo la gata Anchoa a sus hijos Bocarte y Boquerón, y, dándoles un beso en la frente, marchó.

Por el camino, Anchoa se encontró con un escarabajo bronceado que se encaminaba con paso lento hacia el prado dorado por los rayitos del sol.

Atravesando una huerta, donde reinan tomates, lechugas y habichuelas, mamá gata se dirigió hacia una pequeña colina. Allí, divisando el horizonte, la esperaba el profesor, un alegre espantapájaros con las manos siempre alzadas, sombrero de ala ancha y zapatones de cordón.

-Cric, cric, cric, cric -charla el grillo Marrón.

-Pío, pío, pío, pío -llama a su madre el pollito Amarillo.

-Cruac, cruac, cruac, cruac -canta la rana Verde.

-Oenc, oenc, oenc, oenc -el cerdito Rosa cuenta las bellotas que encuentra.

-Cua, cua, cua, cua -recita la pata Blanca, tan blanca como el arroz.

-Iiiih, iiiih, iiiih, iiih –Ocre, el caballo percherón, indica que han llegado Bocarte y Boquerón.

-Una, dos y tres, ¡gatitos, a aprender! -Anchoa trepa a la higuera.

-¡Miau, miau, miau, miua! -grita Bocarte, que lleva migas de bizcocho en las puntas del bigote.

-¡Fu, fu, fu, fu! -se queja Boquerón,  porque se le ha caído el calzón.

-Bzzzz, bzzzz, bzzzz, bzzzz -informa el escarabajo Rojo la materia que estudiarán hoy.

-Hiiiic, hiiiic, hiiiic, hiiiic –Gris, el ratón que toca el acordeón, entrega hojas de higuera para que los alumnos escriban en ellas.

Y los dos gatitos se sientan prestos a escuchar al alegre espantapájaros. Todos rodean el árbol, porque el maestro les ha pedido colaboración para enseñar los colores a Bocarte y Boquerón.

Ssssss, sssss, ssssss, sssss, comienza la clase. Es deber hacer silencio para que llegue la concentración -avisa el cambiante camaleón.

Relato inscrito en RPI.

 

 

 


Compártelo con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.