AZÚCAR Y ALAMBRITO

«¿Sabías que es importante compartir lo que tienes con los amigos?»

 

 

AZÚCAR Y ALAMBRITO

Azúcar y Alambrito vivían en una finca que tenía muchos árboles frondosos que daban grata sombra en verano.

La hierba era verde y estaba adornada de margaritas amarillas y tulipanes rojos.

El campo, donde se encontraba la finca, estaba al borde de un río de piedras lisas y brillantes, que servían a las avecillas cuando estas iban a bañarse.

Azúcar era un caballito blanco con largas crines, mirada dulce y patas altas y ágiles.

Alambrito era un pájaro de plumas verdes, rosadas y grises y tenía el pico corto, fuerte y encorvado.

Se habían convertido en grandes amigos.

El pajarito de lindos colores jugaba con Azúcar haciéndole cosquillas en el lomo con su pico rojo. Azúcar, contento, relinchaba.

¡Azúcar era un caballo feliz!

Su dueño lo quería mucho, le cepillaba el pelo para dejarlo lustroso y le preparaba deliciosos bocatas con pan duro y zanahorias dulces, que Azúcar comía con sus grandes dientes.

Alambrito, que era muy inquieto, se despertaba cuando aparecían en el cielo los rayos de sol.

Lo primero que hacía, luego de estirarse, era lavarse en el bebedero de su amigo. Alambrito se sacudía las plumas para secarse y estar bien guapo.

Y se marchaba en busca de frutas y semillas para su desayuno.

Todas las mañanas los dos amigos salían al campo para disfrutar de la naturaleza y para hacer ejercicios.

Azúcar iba acompañado por su dueño, que montaba en una elegante silla de cuero y lo hacía trotar.

Alambrito, ayudado por sus ágiles alas, volaba sobre ellos como si fuera un avión.

A la hora de comer, ambos permanecían juntos porque para los amigos era muy importante compartir ese momento del día.

Alambrito, debido a la forma de su pico, solo comía frutas y cereales, pero tenía amigos que se alimentaban de insectos.

Azúcar compartía su comida con el pajarito. El caballo guardaba en su comedero granitos de avena, cebada y centeno para que su amigo pudiera nutrirse bien y mantener sus alas fuertes y sus plumas brillantes.

A la caída de la noche, Alambrito, que tenía una voz muy bonita, canturreaba hermosas nanas para que Azúcar tuviera lindos sueños y despedir así, los dos juntos, el día que llegaba a su fin.

Azúcar dormía en el suelo sobre un mullido colchón de pajas y Alambrito dormía sobre las vigas de madera de la cuadra de su amigo.

Ambos eran muy felices porque no se encontraban solos, compartían la vida, eran… ¡amigos!

¿SABÍAS QUE…?

Olivia hojeando el cuento.

1. ¿Sabías que las casas de los caballos se llaman cuadras?

2. ¿Sabías que los caballos se vuelven blancos a medida que van cumpliendo años?

3. ¿Sabías que los caballos tienen que comer el pan duro para evitar fuertes dolores de tripa?

4. ¿Sabías que el relincho es la forma que tienen los caballos para comunicarse?

5. ¿Sabías que las aves emiten sonidos como trinos, graznidos, arrullos, cacareos y que algunas cantan?

6. ¿Sabías que el pico de las aves condiciona su alimentación?

7. ¿Sabías que hay pájaros que comen insectos y por eso tienen el pico finito y alargado?

8. ¿Sabías que los pájaros necesitan tener sus plumas limpias y por eso les gusta mucho el agua?

9. ¿Sabías que las vitaminas y los minerales de las frutas te ayudan a crecer?

10. ¿Sabías que es importante hacer ejercicios para estar sanos y fuertes?

11. ¿Sabías que es importante compartir lo que tienes con los amigos?

RESEÑA

Azúcar y Alambrito es un cuento destinado a niños pequeñitos. En esta historia, un caballo y un pajarito tienen el encargo de demostrar a los chicos el valor de la amistad.

Una avecilla ha construido su nido en una de las vigas de madera de la cuadra de un corcel blanco. A partir de este momento, ambos animales establecen una relación muy estrecha.

Azúcar y Alambrito está ilustrado por Javier de la Fuente Montenegro, quien ha creado unos dibujos sencillos y muy amorosos que llegarán al corazón de los niños. El álbum tiene una letra clara, tapas duras y está publicado por la editorial Círculo Rojo. Azúcar y Alambrito incluye un glosario donde se describen las características de los animales que protagonizan la historia.

Azúcar es mi caballo y vive en en los montes de El Pardo.

ENTRADAS RELACIONADAS

La abuela. Cuento infantil.

Imaginación (María Gabriela Díaz Gronlier).

Papito y Estrellita (Gabriela Díaz Gronlier y Manuel Uhía).

Marcos, Lucía y el gigante mago (María Gabriela Díaz Gronlier – Javier de la Fuente Montenegro).

El sombrerero de Triana (Gabriela Díaz Gronlier).

Don Pompo y Lobito inician una aventura.

La hormiga de la casita de chocolate.

Daniella, una niña me entrevista.

Barquito de papel… Poema infantil.

El oso Tontín soñaba…

Tic, Tac y los derechos y deberes de los niños.

Bocarte y Boquerón.

El cumpleaños de Caramelo (María Gabriela Díaz Gronlier).

La Lenta y Charol. Fábula.

El sueño de Olaya. ¿Y la imaginación?

Los tres ratones y el pájaro Carpintero.

Mis cuentos infantiles.

La Navidad de la gallinita Remedios.

Los niños, los cuentos infantiles y el coronavirus.

Valentina (Natascha Rosenberg).

Animales de todo el mundo (Peggy Nille).

Animales para soñar. Un viaje nocturno (Emily Winfield Martin). Cuento infantil.

La señorita Susi (Miriam Young).

Tiffky Doofky. De profesión, basurero (William Steig).

Azul y Bertie (Kristyna Litten).

Prohibida la entrada a los elefantes (Lisa Mantchev y Taeeun Yoo).

El deseoso.

Un beso antes de desayunar (Raquel Díaz Reguera).

León de biblioteca (Michelle Knudsen y Kevin Hawkes).

Los libros no se comen (Carlie Sorosiak y Manu Montoya).

¡Papá no fui yo! (Ilan Brenman y Anna-Laura Cantone).

El titiritero y la luna (Samy Bayala y Marina Seoane).

 


Compártelo con tus amigos: