EL CUENTO DE CATI CON BOTAS

El manuscrito de El cuento de Cati con botas ha estado guardado en un cajón hasta ahora, que la editorial Penguin Random House lo rescata para celebrar el ciento cincuenta aniversario del nacimiento de la autora.

Beatrix Potter (1866-1943) escribió el texto cuando los niños aún jugaban al aire libre. Era el final de un buen ciclo para la literatura infantil, que se vio profundamente dañada por la Primera Guerra Mundial. La gran oferta de postales y opúsculos coleccionables, de tebeos y mariquitas recortables, de juguetes y de libros desplegables mermó considerablemente, pues el papel y la tinta se destinaron a la prensa escrita.

El lector de la época en la que se publicó El cuento de Cati con Botas (1914) estaba impaciente por conocer las noticias que llegaban desde el frente. Por eso, todo aquel mundo infantil de colores y formas de cartón, que aún encontramos en las casetas de las ferias del libro antiguo, desapareció.

El cuento de Cati con Botas no es un cuento almibarado, aunque no es tan cruel como las versiones originales de los clásicos infantiles  —recordemos a Peter Pan que asesinaba a los niños perdidos cuando crecían, o a la madrastra de Blancanieves obligada a bailar hasta su muerte, o a la Bella Durmiente que era violada mientras dormía, o a la Sirenita que atenta contra su vida, o…

¡Ah…!, pero El cuento de Cati con botas gira en torno a la caza, una actividad cruel. En el saco de Raposo, el lobo que pone trampas en el bosque, hallaremos media cola de un gato, pieles de diferentes animales, conejos medio engullidos…

Cati es una gata fina que tiene hogar y cariño. Pero Cati es desobediente y engaña a su ama. Si por el día se comporta como una minina juiciosa, por las noches, en complicidad con otros gatos de dudosa reputación, se escapa en busca de aventuras; aunque la protagonista, que no sabe disparar, no está preparada para el juego.

El cuento de Cati con botas tiene doble moraleja. Una: si eres desobediente, tendrás problemas. Dos: para dedicarte a lo que te gusta tienes que aprender, porque todo acto tiene consecuencias y si no sabes lo que tienes entre manos el resultado no será el esperado.

Estamos frente a una historia de gatos y, por tanto, la aventura está garantizada. Además, los niños disfrutan las anécdotas un poquito descarnadas. Hay muchos personajes deambulando por el cuento, y todos llevan en sus nombres una alusión a su oficio, o a su especie, o a su constitución. Están, por ejemplo,  Severo Trapero, Tomi Tejón, Juan Hurón, Flaco Paco y Oronda.

Quentin Blake, el dibujante inglés que ha dado forma a tantos personajes infantiles, es el encargado de ilustrar el cuento inédito de Beatrix Potter. Lápiz para conseguir trazos rápidos, tinta para definir y acuarela para dar color son los materiales que utiliza para crear los dibujos-garabatos, desenfadados y humorísticos, de la historia. Imágenes llanas, expresivas y muy cercanas a los trazos infantiles.

Quentin Blake, creador de los personajes de Roald Dalh —¡quién no recuerda a Matilda!—, ha recibido, entre otras muchas condecoraciones, el Premio The Children’s Laureate (El Laureado de los Niños) de 1990 y el Premio Hans Christian Andersen de ilustración en el año 2002.

El cuento de Cati con botas está editado bajo el sello de Beascoa, tiene las tapas duras, un excelente papel y una estupenda letra. Es una historia para niños a partir de cinco años.

ENLACES RELACIONADOS

El cumpleaños de Caramelo (María Gabriela Díaz Gronlier).

Imaginación. Poema para un pequeño lector.

Tic, Tac y los derechos y deberes de los niños.

Barquito de papel… Poema infantil.

Un beso para osito (Else Holmelund Minarik y Maurice Sendak).

Feliz Feroz (El Hematocrítico – Alberto Vázquez).

Compota de manzana para el mal de amores.


Compártelo con tus amigos: