DORIS ZINKEISEN

Autorretrato, Doris Zinkeisen, óleo sobre lienzo, 1929.

Doris Clare Zinkeisen (1897-1991) fue artista, ilustradora, diseñadora de vestuario para teatro y cine, enfermera voluntaria en la Gran Guerra (1914-1918) y artista de guerra en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

En abril de 1945, poco tiempo después de la liberación del campo nazi de Bergen-Belsen, Doris Zinkeisen llegaba con sus lápices, acuarelas y carpetas al sitio donde conoció el hedor del crimen y del espanto. Estuvo allí tres días, que fueron suficientes para condicionar el resto de su vida —cuenta su hijo que a partir de entonces vivió acompañada de pesadillas.

Lavandería humana en Belsen, 1945.

Víctimas del campo de concentración de Bergen-Belsen, 1945.

Marrones, azules y grises fueron los colores que la artista utilizó para inmortalizar las imágenes del campo de la muerte. Ella visitó Bergen-Belsen porque fue escogida por la Cruz Roja londinense para dar fe, a través de sus dibujos, del horror y de la maldad que nace del hombre sin ética.

Pero Doris Zinkeisen no dejó que el insomnio la enredara en su laberinto; por eso, en sus cuadros también hay alegría y color. Hay están sus corceles enjaezados, las ágiles calesas que columpian amores, las bellas damas vestidas a la moda y las frágiles bailarinas perdidas entre las cortinas de una escenografía.

Las sílfides, 

Diseño de vestuario para una obra de teatro.

Los griegos afirmaban que el ojo emite rayos lumínicos sobre los objetos y, aunque esta teoría fue rebatida por los científicos, yo creo en ella.

Creo que cuando miro un cuadro con mi mirada lo sello. Y creo que al contemplarlo mi mirada y la del pintor se cruzan. No es la luz del objeto la que me atrae, es el brillo del ojo del que pintó la tela: ese es el brillo que hechiza mi mirada.

Cambridge (cartel de Londres y North Eastern Railway), 1937.

York: Dick Turpin’s Ride (cartel de Londres y North Eastern Railway, 1934.

En las pinturas de Doris Zinkeisen he visto a una mujer luchadora. Es ese tesón lo que más me impresiona de la artista: la fuerza que tuvo para imponerse a los demonios de la sinrazón. Bueno, también me gustan la luz, la elegancia, la paleta viva y la teatralidad de sus cuadros. Por cierto, Doris Zinkeisen y su hermana Anna fueron de las pocas mujeres que encontraron su espacio en el mundo de la publicidad. Doris creó afiches para las compañías ferroviarias británicas.

Galería del servicio Naval Real de las mujeres, 1945.

Las obras de Doris Zinkeisen se encuentran en el Museo de la Cruz Roja, en el Museo Nacional del Ferrocarril y en el Museo de San Juan de Gran Bretaña. Pero también las tienes más a mano: ya sabes que Internet todo —o casi todo— lo puede.

firma gabriela2

ENLACES RELACIONADOS

Sonia Delaunay. Arte. Diseño. Moda.

Lina Bo Bardi: tupí or not tupí (1946-1992).

Rosario Weiss, la alumna aventajada de Francisco de Goya. Dibujos.

Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Dos pintoras del Renacimiento.


Compártelo con tus amigos: