sábado , 18 noviembre 2017
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio / Mis relatos / El examen.

El examen.

“Toda tentación antecede al pecado”.

Ya son varios días lloviendo. Tengo que dar una respuesta y no puedo pensar. El canalón está roto y el agua cae a sobre el empedrado del patio haciendo un ruido insoportable. Tengo que pensar la respuesta, tengo que dar una respuesta y el plazo se me echa encima. Comienzan a aparecer manchas de humedad en las paredes. No puedo evitar mirar a través de la ventana. Las amapolas invaden el jardín y se resisten a ser desangradas por los goterones que las atraviesan como agujas. Las campanadas del reloj informan que se ha ido otra hora. No sé qué contestar. No me centro. El agua tamborilea en el techo y ahora mismo están tatuando las hojas del limonero. Es desesperante este vacío que inunda mi cerebro. Ahora sopla con furia el viento. Escucho el relincho doloroso de una bestia que tiene las patas atrapadas en el fango. Tengo que pensar la respuesta, tengo que dar una respuesta. Cinco gorriones luchan por encadenar sus patas a la rama desnuda de un triste ciruelo. El viento angustia a los mirtos y los charcos se vuelven trampas mortales para los insectos.

Siguen los minutos avanzando, como la lluvia ahora vuelta torrente, como el agua que ya se desliza por debajo de la puerta.

“¿Tienes lo que mereces? ¿Tienes lo que mereces? ¿Tienes lo que mereces?” ¡Pam, pam, pam!, retumba la pregunta en mi cabeza. Lo hace con insistencia, apremiando, sabedora de que ha llegado la hora de la respuesta.

-Dios, sólo tengo dudas, no sé si mis tentaciones han sido satisfechas -escribo, mientras una gota de sudor frío cae sobre el examen y afuera cruje el cobertizo.

Fotografía de Howard Schatz.


Compártelo con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.