EL FINAL DEL OTOÑO

«La cultura es el ejercicio profundo de la identidad.»
Julio Cortázar

Fotografía, María Gabriela Díaz Gronlier.

 

EL FINAL DEL OTOÑO

Imaginemos que ha llegado el final del otoño, que las hojas caen, que el viento hace remolinos con ellas y que llueve sobre los frutales desnudos. Sintamos el olor que la tierra, entonces, desprende. Percibamos las gotas de agua convirtiendo a los charcos en cajas de música, donde las ranas giran como bailarinas.

Escuchemos los trinos del escribano cerillo. Evoquemos la mesa dispuesta, iluminada por una lamparita de aceite, y percibamos el sabor de los buñuelos, los bizcochos, los dulces de leche y las demás virguerías que endulzan la vida.

Descubramos juntos este instante vivaz del Tiempo. ¿Qué ves tras la puerta entornada por la que que se cuela el cielo plomizo de otoño? 

Cuéntame…, ¿qué sientes? Porque sé que tenemos percepciones distintas. Porque sé que la belleza se halla en los cauces por los que, susurrante, fluye lo múltiple.

ENLACES RELACIONADOS

La hoja de acanto.

El amor, las camelias y las rosas.

Amanda y su soledad.

El extraño. Relato de soledad.

Renacer.

No hay como una noche de amor.

La amante de los cuadros.

Narciso y la jarrita de cristal.

El coro mudo.

Un sueño me mece…

Composición floral.


Compártelo con tus amigos: