EL PEQUEÑO LORD

«Así pues, ¿este es el pequeño lord Fauntleroy?»

Frances Hodgson Burnett se inspiró en su hijo Vivian para dar vida al protagonista de su novela El pequeño lord, título que posee un lugar relevante en la lista de los clásicos de la literatura infantil y juvenil.

Cedric, huérfano de padre, es un niño nacido en Estados Unidos que vive de forma modesta con su madre. Un día, un abogado se presenta en su casa para informarle que tendrá que viajar a Inglaterra; pues su abuelo paterno, un duque muy rico, lo reclama como único heredero. Con siete años, Cedric inicia un viaje que cambiará la vida de todos aquellos que lo rodean.

Combinando drama y humor, y con un estilo dickensiano, Frances Hodgson Burnett regala a los lectores una historia que les descubrirá las ventajas de ser virtuosos. El protagonista, con su manera de actuar, lleva el bien allí a donde va.

El niño, con su generosidad, franqueza, confianza, prudencia y obediencia conseguirá redimir al egoísta, cascarrabias, soberbio y tozudo conde de Dorincourt, su abuelo. Cedric logrará que el poderoso anciano comprenda los beneficios que para el alma tiene el ayudar a los demás.

El pequeño lord también ahonda en lo importante que es la confianza en las relaciones personales. La novela descubre a los chicos cómo la confianza está estrechamente relacionada con la sinceridad y la credibilidad. La felicidad se le revela al abuelo cuando este siente que su nieto cree en él.

Cedric, lord Fauntleroy, demuestra al joven lector que las virtudes nos convierten en personas responsables y justas. Las virtudes ahuyentan el rencor y conducen al amor.

Escribió San Agustín: «La culminación de todas nuestras obras es el amor. Ese es el fin; para conseguirlo, corremos; hacia él corremos; una vez llegados, en él reposamos».

El pequeño lord ha sido llevado al cine en varias ocasiones. La primera película es muda, se realizó en 1921. El pequeño lord se publicó, en formato de libro, en 1885 -primero salió por capítulos en una revista infantil llamada St. Nicholas Magazine (1885-1886)-. Este drama entrañable, que conquista el corazón de pequeños y grandes, puedes encontrarlo en el catálogo de la editorial Espuela de Plata.

Y ahora les dejo con la versión cinematográfica de 1936, mi preferida.

EL PEQUEÑO LORD FAUNTLEROY


Compártelo con tus amigos: