EL TRINCALIBROS

La coneja Lena Madriguera nunca se acuesta sin leer unas letras. Vive en un bosque, donde sus habitantes comparten con ella la misma afición: leer a sus niños cuentos de dragones y magos, princesas y brujas, buenos y malvados.

Pero una noche oscura, guiándose por la luz de la luna, un ladrón de cuentos al bosque llegó.

¿Dónde están los libros que desaparecen? ¿Quién los roba y para qué los quiere?; estas son preguntas que inquietan a los habitantes de las arboledas.

Lena, muy resuelta, decide ir en busca de todas las respuestas. ¡Pobre Trincalibros! ¡Pobre pequeñito! ¡Pobre animalito de finas alitas y larga colita! ¡Él es el ladrón! ¡No tiene quién le lea, no tiene quién cultive su imaginación!

El trincalibros es una bonita historia que enseña a los niños que robar no es la solución a sus problemas, que frente a un contratiempo deben pedir ayuda y que cuando se comete una falta debe ser enmendada. Enseña a los niños que la disculpa es un gesto que lleva implícito el reconocimiento de los errores cometidos, el compromiso de enmienda y la recompensa de encontrar nuevos amigos.

El trincalibros tiene las tapas duras, la letra clara, formato grande y está recomendado para niños a partir de tres años. Está publicado por la editorial Maeva, está escrito en verso y sus ilustraciones incentivan la imaginación.

firma gabriela4

ENLACES RELACIONADOS

Tic, Tac y los derechos y deberes de los niños.

Imaginación. Un poema para un pequeño lector.

Azabache y el hueso de jamón. Historieta de enredos.

Las ideas de Golondrina y la escritura cuneiforme.

Libros robados (Triunfo Arciniegas y Claudia Rueda).

León de biblioteca (Michelle Knudsen y Kevin Hawkes).

Sopa de calabaza (Helen Cooper).

Cómo se hace un libro (Anna Canyelles y Roser Calafell).

Yo voy conmigo (Raquel Díaz Reguera).

Mi perrito quiere bailar ballet (Anna Kemp y Sara Ogilvie).

 

 


Compártelo con tus amigos: