ESPIRAL

«Y, eterna, la llama de mi corazón sube en espirales a iluminar el horizonte.»
Alfonsina Storni

Espiral (detalle), escultura, Osvaldo Peña, acero y fibra de vidrio, 1995.

ESPIRAL

Sobre las ruinas de su casa reluce el prado color pistacho y el cielo violeta y rosa. Sobre las ruinas de su casa descubrió que el hombre es únicamente el ser que en él habita.

Pronunció su nombre, gimiendo. Luego lo dijo bajito y luego un poco más alto.

«Estás, todo lo demás no son más que sumas de tus debilidades. Eres tiempo presente. El sol es tu oro; el rubí, tu sangre; el mármol, tu temple y la mudez… ¡tu ruina»! -su voz se volvió música.

Y planeó sobre el mundo -no era un sueño.

ENLACES RELACIONADOS

El cuervo.

El coro mudo.

La muerte tiene su hora.

Las moscas.

Más allá del papel pintado.


Compártelo con tus amigos: