ESTERHAZY

En 1993, cuatro años después de la caída del Muro de Berlín, nació, en el mundo de la ficción, un lebrato con una misión: la de encontrar una esposa que fuese más grande que él.

El árbol genealógico de los Esterhazy, casa austríaca noble y rica, comienza en el medioevo. Los Esterhazy, de nombres rimbombantes y muchos apellidos de difícil pronunciación, fueron animales espigados. Pero el cambio de una dieta equilibrada por una dieta rica en azúcares y grasas hizo que las liebres fueran achicándose. Tan enclenques se volvieron que no quedó más remedio que tomar una decisión drástica.

Y así es como el príncipe Esterhazy envía a sus nietos a diferentes partes del mundo con una misión concreta: “buscar una esposa y fundar una familia”. Pero no vale cualquier pareja: las liebres hembras tienen que ser “¡cuánto más altas, mejor!”

Y así es como el más joven de sus nietos llega al Berlín dividido y se enreda en una serie de aventuras hasta alcanzar su meta. Antes de partir, el abuelo le dijo: “Las liebres de Berlín viven todas detrás de un muro alto. ¡Vaya usted a saber por qué!”

El joven Esterhazy, miope, pequeño y listo, es el protagonista del cuento que hoy les recomiendo y que ha sido escrito por el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades Hans Magnus Enzensberger y por la escritora de origen judío Irene Dische.

Esterhazy descubre a los niños uno de los acontecimientos históricos más importantes del siglo XX: la caída del Muro de Berlín. Y lo hace con un lenguaje coloquial, tierno e irónico, y con una historia donde se mezclan realidad y ficción.

Un día frío de invierno llega a Berlín la joven liebre austríaca. Su tierna cabecita está llena de fantasías. Pero la realidad se impone. La liebre pasa hambre, es apresada, es vendida, es explotada por los hombres. También es acogida por una familia humana que la ayuda a cumplir su objetivo: alcanzar el prado verde que rodea el célebre muro. Ese prado es el de las madrigueras.

Esterhazy es un relato que habla a los niños de virtudes y valores. El protagonista tiene un carácter optimista, es audaz e inteligente. El lebrato no olvida la misión que lo ha llevado tan lejos de casa. Es constante y está dispuesto a esforzarse.

Esterhazy es un cuento instructivo, entretenido y optimista. En el desenlace la historia real y la historia de ficción concurren, pues en ambos casos el objetivo se cumple. La liebre conquista el corazón de Mimi, que casi le dobla en altura, y el Muro es abatido por las manos de un pueblo esperanzado que ha esperado veintiocho años para ver cumplidos sus anhelos.

Pero también Esterhazy es un cuento que enseña a los chicos cómo se construye un relato, pues el comienzo, el nudo y el desenlace de esta historia están muy bien planteados.

La realidad es muy diferente a lo soñado, mas todo deseo puede materializarse con perseverancia, trabajo y brío. Esta es la moraleja del cuento.

El libro tiene una sorpresa más: las ilustraciones figurativas con toque vintage del pintor alemán Michael Sowa, famoso por sus trabajos surrealistas de variada fauna.

Ahora que el Brexit amenaza con crear un cisma en Occidente, recupero una historia que tiene como telón de fondo el muro de la discordia y del llanto, el que dividió a un pueblo en dos.

Esterhazy se encuentra dentro del catálogo de la editorial Fulgencio Pimentel e hijos, está traducido por Consuelo Rubio Alcover y tiene las tapas duras.

Esterhazy es un cuento para niños lectores y para adultos con imaginación.


Compártelo con tus amigos: