ÉXTASIS

Éxtasis es una novela que responde al género del realismo psicológico. Se publicó en 1892, unos cuantos años después de que se creara en Alemania el primer laboratorio de psicología experimental, suceso que  provocó que la psicología se convirtiera en materia independiente de la filosofía.

Este hecho trascendental para el estudio de la mente humana influyó, y mucho, en los intelectuales de la época, que ya llevaban tiempo coqueteando con la instrospección —recordemos a Dostoievski y su novela Crimen y castigo, publicada en 1866 y muy popular en la época en que Couperus edita su libro.

Utilizando un sentimiento fácilmente reconocible por el lector como es el amor, un sentimiento de potencia incontrolada, capaz de aniquilar el orden que los personajes han establecido para sus vidas, un sentimiento que exige la anulación de todo lo previsto, que no cree en impedimento alguno, que llega cargado de dichas y desdichas, que no claudica, que se impone sin medir las consecuencias de su advenimiento y su invasión; sirviéndose del amor, el autor construye una trama psicológica.

Pero a diferencia de otras novelas de su género, donde el monólogo y las correspondencias son los recursos narrativos más utilizados para destripar la mente de los personajes, Couperus utiliza en Éxtasis el diálogo corto y fluido, convirtiendo su novela en un libro ameno.

En Éxtasis todos los personajes tienen su interés, incluso aquellos que aparecen de refilón; como, por ejemplo, la joven Hijdrecht, un secundario que es víctima del amor carnal y que comparte con Cecile,  protagonista y víctima del amor místico, el estar bajo el influjo de Quaerts, un joven apuesto, deportista, manipulador, inseguro y que huye de compromisos formales —ambas mujeres son viudas.

Cecile es una burguesa acomodada que se ocupa de la gestión de su hogar y de la educación de sus hijos, una mujer que gusta de la lectura y de escribir y que ha construido una zona de confort acorde a sus intereses. Cecile vuelca en su diario penas, observaciones y alegrías y lo hace con un estilo poético y fluido. Lleva una vida tranquila, a veces interrumpida por la melancolía, y se cree reconciliada con la soledad.

En esta novela corta el vacío invade más el alma del hombre que el alma de la mujer, porque en la entrega, en la renuncia que impone todo amor platónico, Cecile descubre un orden misterioso y secreto que la seda. Mas el consuelo no implica felicidad. Quaerts no ve en Cecile un ser mortal, sino la Belleza misma, que debe mantenerse incorruptible.

Carne contra espíritu luchan a brazo partido. Uno de ellos es el vencedor y, sin embargo, ¡todos son vencidos!

En Éxtasis los personajes femeninos se presentan agitados. Ocho años después de publicada la novela, en 1899, en Londres, se creó el Consejo Internacional de Mujeres, «la organización internacional de mujeres más antigua de la historia».

Éxtasis se encuentra en el catálogo de la editorial Ardicia y está traducida por Julio Grande.

ENLACES RELACIONADOS

Dorothy Baker. “Cassandra en la boda”.

Dostoyevsky y la biografía psicológica (Jaime Alcalay).

Freud en las vanguardias artísticas: “El pensamiento estético en la obra de Freud”.

Lady Macbeth de Mtsensk (Nikolái Leskov). Incluye un video donde Shostakóvich interpreta un fragmento de su ópera inspirada en la novela de Leskov.

Han cortado los laureles (Édouard Dujardin).

 

 


Compártelo con tus amigos: