FELIZ FEROZ

“¡Yo te voy a enseñar a ser un auténtico Lobo Feroz! ¡Ven conmigo!”

Lobito Feroz, el protagonista de este divertido cuento, es la “oveja negra” de su familia. Lobito no caza, no roba, no engaña, no asusta, no tiene los mismos hábitos que el resto de su manada, aunque comparte con ella su físico.

Lobito no tiene instinto de cazador. Es sociable y prefiere tener a un conejo de amigo que servido en una olla. Lobito tiene una personalidad atípica.

Feliz Feroz es un libro que explica a los niños qué es la identidad. Es una historia con moraleja para grandes y pequeñitos. El protagonista demuestra que cada ser es único y que esa peculiaridad es la que enriquece la vida.

Gracias a los cuentos clásicos, el lobo es un animal cercano a los niños. Pero el lobo, además de ser un asiduo de la literatura infantil, es un ser vivo que se rige por una estricta jerarquía social. El texto sorprende al lector. En Feliz Feroz es el lobezno quien da una lección a sus mayores, que terminan no sólo aceptando, sino compartiendo las aptitudes del personaje principal.

Lobito aprende de su tío, pero utiliza sus conocimientos para conseguir sus propósitos. Lobito aprende a aullar, pero no para asustar a los demás. Lobito, por muchas triquiñuelas que el tío le revela para que aprenda a cazar, tiene claro que lo que se mueve no es para su paladar.

En Feliz Feroz la astucia y la malicia son vencidas por la generosidad del protagonista.

No puedo terminar la reseña sin mencionar al ilustrador Alberto Vázquez, pues sus expresivos dibujos son parte importante del éxito del libro. Y no puedo terminar la reseña sin comentarte que en este cuento todos los personajes secundarios son conocidos por el pequeño lector y que el relato, rico en diálogos cortos, permite ser teatralizado.

Feliz Feroz está publicado en el catálogo de la editorial Anaya, tiene las tapas duras, muy buena letra y la edición especial incluye cuatro recetas: una es de Blancanieves y se llama Manzana con sorpresa; otra es de la Reina de las Nieves y se titula El helado más fácil del mundo; la tercera es de Mamá Oso y son Las gachas de la familia Oso y la cuarta receta es de Garbancito y se conoce como Hummus Rosa.

A la familia Feroz llegó Lobito, de alma noble y repostero de vocación.

 


Compártelo con tus amigos: