HORTENSIA Y SU TERQUEDAD

«El destino lo construyes tú mismo con cada decisión que tomas.»
Refrán popular

Nacimiento de nuevas ideas, Li Domínguez Fong, técnica mixta sobre lienzo, 2010.

HORTENSIA Y SU TERQUEDAD

Está atardeciendo y el sol, que se cuela por entre los troncos de una larga hilera de susurrantes álamos,  dora las hojas caídas sobre el verde prado. Mientras, sobre la tierra, las nubecillas juegan a construir formas extrañas.

Las horas pasan lentas ante la belleza de un día que muestra sus alhajas. Es tiempo de cerezas y los pájaros tintan sus picos en ellas.

Hortensia espera la hora de los luceros. Tiene los párpados fuertemente cerrados, pues no desea que los caballos que pastan, y las flores que con la brisa coquetean, distraigan su intención primera. No quiere cansarse con la inmediatez; y espanta, como si fueran moscas, ¡los naranjas y verdes, los púrpuras y cobaltos del verano!

Hortensia sólo tiene mirada para las supuestas estrellas —no la despierta ni el terco goteo de la pila de una fuente.

Y cae la tarde y despunta la noche presentándose ante ella llorosa y oscura.

ENLACES RELACIONADOS

Alina sigue a su estrella.

Amanda y su soledad.

Los ojos de la gallina.

El final del otoño.

La fotografía de la partida de ajedrez.

No hay como una noche de amor.

La mesa de Navidad.

La madrastra de Blancanieves.

El coro mudo.

El petirrojo, los burros y las garzas…


Compártelo con tus amigos: