ceni9A mediados de los años veinte del siglo pasado aparecieron, en suplementos literarios de revistas colombianas, cuatro cuentos hechos poemas. Eran cuentos de hadas con un marcado carácter didáctico, que resaltaban los valores morales de sus versiones originales, que no eran otras que las versiones barrocas de los cuentos clásicos recogidos por Charles Perrault en el siglo XVII .

Una perspectiva nueva se abría ante los niños que, asombrados, veían cómo sus cuentos de buenas noches y de buenos días -cuentos eternos- se convertían en hermosas poesías. Quien hizo este regalo a los niños fue la poetisa chilena Gabriela Mistral.

La escritora, dando rienda suelta a su imaginación, versionó los cuentos de Caperucita Roja, La Bella Durmiente del Bosque y la Cenicienta.  Para Blanca Nieve en la casa de los enanos se inspiró en la versión de los hermanos Grimm.

En la Cenicienta de Gabriela Mistral la humildad, el trabajo honesto y la lealtad tienen como recompensa al amor, pues la escritora respetó la esencia de los cuentos.

La poetisa se detuvo en los  contravalores de la historia con la intención de demostrar a los niños que las malos pensamientos desencadenan malas actuaciones. Quiso evidenciar que la miseria espiritual no sólo produce infelicidad en los demás sino que convierte en víctima principal a quien la padece.

Dicen los salmos: “Porque Tú salvas al pueblo afligido, pero humillas los ojos altivos”. En La Cenicienta  Dios no abandona a los más desposeídos.

Una curiosidad: En vez de “oro y plata” encontrarás “cobre y plata”. ¿Por qué el cobre? Porque Gabriela Mistral hace un guiño a su tierra, tierra de minas de cobre.

Rescato del olvido dibujos de cuando fui niña,  comparto con ustedes mi “versión ilustrada” de La Cenicienta, que conservo gracias a mi abuelo Manuel.

firma gabriela2

LA CENICIENTA

Cenicienta, Cenicienta,
pegada al fogón se pasa
y el hollín la va cubriendo
como penitente saya.

Con la ardentez de la hoguera
se quemaron sus pestañas;
de lavar grandes mosaicos
quebrada tiene la espalda.

ceni1

De amigas tiene la leña
que en el fogón arde y salta,
las sartenes hervidoras
y cuatro ratitas blancas.

Su madrastra sólo quiere
las hijas de sus entrañas;
las besa de sol a sol
y las tiene regaladas;
esclavos les dan masaje
y camareras las bañan
y entre sus brocados rojos
descansan congestionadas.
Mas son feas como el susto
de medianoche cerrada…

A veces las dos se acuerdan
de la pobre Encenizada
y le dicen: “¡Ea, ven,
péinanos, que tienes gracia,
abróchanos las hebillas
y venos tejer la danza”.

Y la pobre Cenicienta,
con una tierna mirada,
les anuda los cabellos
y arrodillada las calza.

ceni3

Un día el rey dio una fiesta
por ver gracia derramada.
Para asistir a la fiesta
se preparan las hermanas.
Está ya hace cuatro días
sobre ellas la Encenizada
depilándoles las cejas,
amasando sus gargantas,
enseñando reverencias,
corrigiéndoles la danza…

Tiene quemados los dedos
de rizarlas y rizarlas;
de ceñirles la cintura
se rinde desventurada.
Y bailan siempre como ocas
y caminan desgarbadas.

Al final se fueron al baile
y se apagó su rumor.
¡Ay!, qué callada la noche
para oírse el corazón,
¡la Cenicienta que llora
apagadita al fogón!

La llama del fuego brinca
distrayendo su aflicción;
las cuatro ratitas vienen
a mirarla alrededor.

Pero Cenicienta tiene
(¡ay!, ¡bendito sea Dios!)
hada que fue su madrina
y que se llama Esplendor.

ceni2

Cuando los criados duermen
con silencio de ilusión,
va abriendo puertas y puertas
y llegando hasta el fogón,
-¡Ah!, mi Cenicienta -dícele-,
ábreme tu corazón.

¿No quieres ir a la fiesta?
¿Lloras por eso mi amor?
Dícele la pobrecilla:
-Soy la hija del Tizón;
y la ceniza me cubre
hasta el mismo corazón.
El hada va sacudiéndole
con el aliento el hollín:
Cenicienta va quedando
desnuda como un jazmín.
La va mirando, mirando
y el mirarla es cubrir
su cuerpo de velo de oro,
amaranto y carmesí.

-¡Ay!, ¡madrina!, ¿y mi carruaje?
-Hijita, ya vas a ver.
-¡Ay!, ¡madrina!, ¿y mis lacayos?
-Hijita, vienen también.
-¡Ay!…, ¿y mis palafreneros?
-Hijita, déjame hacer…

Las cuatro ratitas blancas
se hicieron caballos árabes
y los lagartos azules
dos lacayos fulgurantes,
y la calabaza vuelta
concha perla, fue carruaje.
-Mi ahijada Cenicienta,
¡acabaste de nacer!
No te reconoce tu ogro
de madrastra si te ve.
Ahora corres al baile
y bailarás como un pez:
pero por la medianoche
te despides sin volver,
porque el encanto termina
cuando el día alza la sien.
¡Cómo galopa el carruaje,
que en momentos no se ve
y la calabaza entra
en el palacio del rey!

ceni4

Está el baile en su comienzo:
la sala alumbra mil lámparas
y los tocadores hieren
misterios de cobre y plata.
Del resplandor del palacio
la misma noche se aclara;
el baile se va tejiendo
a lo largo de cien salas,
y parece que es la tierra
la desposada que danza.

Rigen el rey con el príncipe
esta noche apasionada
y el orden de las parejas
que parecen marejadas
y de repente las guzlas
como los cobres se paran;
se vuelven todos los rostros:
¡va entrando la Encenizada!

Con tanta gracia camina
como la nube dorada:
con tal donaire saluda
que es como si donara.

Aún vacilaba el príncipe
como el ciervo entre dos aguas.
Al verla sale a su encuentro
como quien entrega su alma.

Sobre la pareja cae
el millón de las miradas
y ellos pasan entre todos
ligeros como dos llamas.

ceni5

Al sonar la medianoche
Cenicienta se separa
y sube al carruaje que
como jabalina escapa.

Cuando ya llegaba el día
volvieron las hermanastras
y despertó el mundo entero
al escuchar su algazara.
Desde el profundo fogón
Cenicienta viene, cándida,
y pregunta cómo ha sido
el baile de las hermanas.
Y las ogresas le cuentan
de la noche iluminada,
de la música de fuego
y de la princesa extraña
que al salir dejó la fiesta
como novia amortajada.

El rey renovó el convite
para la noche cercana,
y las ogresas partieron
en su carroza escarlata.
Y la pobre Cenicienta
en torno al fogón quedaba;
del fogón iba a la puerta
empinadita del ansia.

Llegó el hada Resplandor
y empezó a hermosearla
hasta hacerla grande de oros
como la noche estrellada.
(¡Ay!, cómo va galopando
el trineo de las ratas,
y los lagartos azules
y la veloz calabaza!).

Cenicienta fue hacia el príncipe:
el príncipe le tendió
una mano en que los pulsos
se hacían puro temblor.

Pasa como un torbellino
la pareja del amor
y los ojos de las damas
echan desesperación.

ceni6

Cenicienta tiene miedo
de oírse la propia voz,
porque está viviendo un suelo
tan perfecto como Dios.
Al llegar la medianoche
no oyó sonar el reloj
y al bajar las escaleras
su zapatito saltó…

 Al otro día salieron
desde el palacio real
cuarenta heraldos voceando
pregón de Su Majestad:

-Que las mozas comarcanas
que el rey invitó a bailar
dejen probar en sus plantas
un zapato de cristal;
que a la dueña el mismo día
va el príncipe a desposar.
Se abrieron todas las casas
como vivas de ansiedad,
y las jóvenes hicieron
maravillas por calzar
el zapato más menudo
que la ampolla de la sal.

A casa de Cenicienta
golpeando ahora están
los heraldos. Y las mozas
con qué jadeante afán
prueban y prueban gimiendo
el zapato sin igual.

ceni7

Y del fogón Cenicienta
avanzando luego va
y las ogresas se ríen
cuando la ven alargar
su piececito de almendra,
vivo de felicidad.
Y se van enmudeciendo
las ogresas, al mirar
que el piececito se queda
en el cuenco de cristal:
y se van poniendo rojas
y terminan por llorar
viendo que la Cenicienta
con el zapato echa a andar.

Y aquella misma mañana
desposó el príncipe Sol
a María Cenicienta
veladora del tizón,
hija de ninguna madre,
desnudita hija de Dios…

gabriela mistral

ENLACES RELACIONADOS

Poemas de Juan Ramón Jiménez para niños y jóvenes lectores.

Poesías infantiles para leer a la noche y al amanecer.

Poemas de Juan Ramón Jiménez para niños y jóvenes lectores.

Poesías para los niños. Por el mar de las Antillas anda un barco de papel (Nicolás Guillén).

Imaginación. Un poema para un pequeño lector.

Gabriela Mistral y los “Versos sencillos” de José Martí.


Compártelo con tus amigos: