“¡Dispersaos! ¡Reuníos!”
Rimbaud

La existencia transcurre entre sueños y despertares.

Dormita el perro a los pies de la poltrona y se lame el gato en el regazo de Antonia.

Cuelga una ninfa alada, de perla y marfil, del cuello de la señora.

Antonia columpia la siesta y mece sucesos -su comadrita se halla en el patio, donde los pájaros ofician la maduración de los frutos.

Sueños y despertares… ¿Dónde habita la verdad? ¿Dónde la falsedad?

Ya sé lo que vas a decirme. Me dirás: “Forman parte de una misma historia, ¡qué más da el lugar donde zozobran!”

Caballito de mar, William de Morgan, azulejo, entre 1872 y 1881. 


Compártelo con tus amigos: