LA LECTORA

La lectora, Odilon Redon, pastel sobre papel, 1895-1900.

¿Maullará el gato de cuerda al loro enjaulado? ¿Montará la niña nuevamente su corcel de madera blanco? ¿Aspirará el aroma de la conjunción de canela, leche y limón? ¿Danzará la bailarina en la cajita de música su única canción?

Ella está leyendo ayeres resguardados. Aún no ha llegado a las páginas del diario que recogen un listado de manzanas mordidas, alta cosmética y fajas por encargo.

(Se intuyen ángeles en el verde azulón de las paredes.)

Repentinamente, una rama araña la ventana y el tiempo, hasta ahora entretenido, destruye las señales del pasado.

Huyen por las pupilas de la lectora las presencias de antaño: el caballo de madera, el loro enjaulado, el gato de cuerda y la voz persistente que suplica: —Martha, bebe, llegaremos tarde —un vaso en la mano, pecas y una alianza de oro yaciendo en los finos dedos de la madre.

(El diario se cierra, los ángeles de las paredes vuelan y los años aireados deambulan desamparados.)

ENLACES RELACIONADOS

No hay como una noche de amor.

La lectora.

Composición floral.

El cortejo.

La margarita.

Se busca…

En el firmamento.

Las dos caras de un espino.

El río. Reflexión inspirada en un dibujo de Sorolla.

Trato sellado.


Compártelo con tus amigos: