LA ROCA DEL CABALLITO DE MAR

A la Catedral de Notre Dame

 

LA ROCA DEL CABALLITO DE MAR
«La fe mueve montañas.»

Es un día sin sol y mis ventanas están cubiertas de espuma
por culpa de un mar agraviado.

Una enorme roca, clavada en el fondo del océano,
es digerida por aguas furiosas que la van volviendo afilada.

Hoy, la gaviota no puede acampar en la piedra antes de reiniciar su jornada
—va a tientas.

Hoy, un caballito de mar nada contracorriente hacia su catedral.

Y llega a la roca… justo antes de que las cargadas nubes canten misa
—es el profeta.

ENLACES RELACIONADOS

El bosque.

Un sueño me mece…

Y llegó la primavera.

Renacer.

El círculo.

Las fieras.

La mandrágora (Jean Lorrain). Y… Montmartre.


Compártelo con tus amigos: