LA TRANSFERENCIA

«Yo soy el Señor, Tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto».
(Éxodo 20:2)

 

LA TRANSFERENCIA

Y cuando el veraneante levantó la caña, y al aire lanzó hilo, anzuelo y trucha, una gaviota pasó por debajo de ese trocito de cielo y, con su pico, arrebató al pescador el fruto de su tiempo.

Vuela el pájaro con su presa, sin saber que en la orilla opuesta, un cazador lo sigue con su escopeta.

En torno al hombre construyen nidos cósmicos agua, tierra, aire y fuego. Es esencial para la continuidad de la vida… ¡la transferencia!

ENLACES RELACIONADOS

Vida interior sobre fondo oscuro.

El señor marqués.

El extraño. Relato de soledad.

Hortensia y la varita mágica.

Renacer.

El cuervo.

Padre (María Gabriela Díaz Gronlier).

El peral de Esperanza (María Gabriela Díaz Gronlier).

Rosalina.

Espiral.

El bosque.

El coro mudo.

Examen final.

El aguamanil.

El señor marqués.

Anónimos. A los desaparecidos en Chile.

Las dos caras de un espino.

El árbol encantado del Retiro.

Divertimento en un acto.

Flor de romero. La tentación y el deseo.

La margarita.

El obrador del Soñador.

El anillo Fabergé.

La cena.

Bajo el limonero.

El deseo de Sarah para el día de Reyes.

La Noche de Nochebuena. Relato de Navidad.

La bailarina. Relato de un desengaño.

Ofelia y la copa dorada.


Compártelo con tus amigos: