MI LABERINTO

«Cuando soy pintor pinto tu cielo de almendros.»

El cantautor Pablo Guerrero adaptó la letra de una de sus canciones para escribir Mi laberinto, un cuento que, mediante el divertimento, muestra a los pequeños el valor de la generosidad.

El niño de Mi laberinto circula entre oficios y profesiones. Juega a ser un día una cosa y al siguiente día otra. Un día coge una brocha y se vuelve pintor, otro es un pianista afamado, otro día un profesor en la cima de un globo terrestre, otro un taxista cuyo destino es el mar… —«Cuando soy taxista te llevo en mi taxi al mar / Cuando soy pianista canto al ritmo de tu corazón / Cuando soy pintor pinto tu cielo de almendros / Cuando soy cocinero tu sonrisa es la harina más blanca / Cuando soy piloto te veo en cada nube…».

Pero cada oficio escogido por el muchacho lleva consigo un mismo fin: la ilusión de hacer feliz a los demás. Pisándole los talones, y con ojos asombrados, un gato y un perro le siguen los pasos.

Mi laberinto es un cuento recomendado para niños a partir de tres años. Tiene las tapas duras, formato grande y unas ilustraciones muy simpáticas y coloridas. Está publicado en la editorial Kókinos.

ENLACES RELACIONADOS

Imaginación. Un poema para un pequeño lector.

Los niños, los cuentos infantiles y el coronavirus.

Tic, Tac y los derechos y deberes de los niños.

El cumpleaños de Caramelo (María Gabriela Díaz Gronlier).

Yo voy conmigo (Raquel Díaz Reguera).

Seis ratones ciegos y un elefante (Jude Daly).

Mi perrito quiere bailar ballet (Anna Kemp y Sara Ogilvie).


Compártelo con tus amigos: