NICOLÁS GUILLÉN Y VÍCTOR PATRICIO LANDALUZE

landaluze4Dos protagonistas tenemos hoy, el negro bembón y guasón del poeta cubano Nicolás Guillén (1902-1989) y el negrito guasón y bembón de las litografías y óleos del vasco  Víctor Patricio Landaluze (1830-1889). El negro de los poemas de Guillén es el descendiente del negrito esclavo de Landaluze; todo queda en familia.

Ambos llevan en sus genes eso que llamamos cubanía:  criollismo, ritmo, musicalidad, choteo, ironía.

Los negros de Landaluze son todo movimiento, parecen salirse de las láminas y pinturas con sus contorsionadas posturas. Los negros de Guillén bailan su Sóngoro Cosongo a ritmo de claves y maracas. Tanto unos como otros desprenden gracia, ironía y humor.

Pero entre el poeta y el litógrafo hay una diferencia importante; mientras que en el vasco no hay intención de denuncia, en el poeta cubano no hay intención… hay denuncia.

El negrito de Landaluze es un negrito feliz y chistoso como lo es el negro de Guillén, pero el negro y el mulato del poeta muestran su sufrimiento expresándose a lo negro cubano.

El negro esclavo en el campo, el negro esclavo en la ciudad, el africano cubanizado, el mulato, el negro fino, el negro libre… pero marginado. El negro desprendiendo cubanía y sabrosura, el negro guasón.

Negro esclavo, negro libre, pero siempre negro humillado.

Que suene la conga, que suenen los cueros, que los coros canten los estribillos, que la gente marque con los pies el ritmo, que por Trocadero va la Caridá chancleteando al lado de su chulo alegre, de su negro bello de bemba colorá.

Uno, dos y tres, rajan los tambores.

¡Muévete, caramba!, que viene rumbeando «¡Quirino con su tres!».

Los poemas que he seleccionado puedes encontrarlos en los libros Motivos de son y Sóngoro cosongo.

firma gabriela4

landaluze2

MULATA

Ya yo me enteré, mulata,
mulata, ya sé que dise
que yo tengo la narise
como nudo de cobbata.

Y fíjate bien que tú
no ere tan adelantá,
poqque tu boca e bien grande,
y tu pasa, colorá.

Tanto tren con tu cueppo,
tanto tren;
tanto tren con tu boca,
tanto tren;
tanto tren con tu sojo,
tanto tren.

Si tú supiera, mulata,
la veddá;
¡que yo con mi negra tengo,
y no te quiero pa na!

landaluze6

HAY QUE TENÉ BOLUNTÁ

Mira si tú me conose,
que ya no tengo que hablá:
cuando pongo un ojo así,
e que no hay na;
pero si lo pongo así,
tampoco hay na.

Empeñé la plancha elétrica,
pa podé sacá mi flu;
buca un reá,
buca un reá,
cómprate un paquete´vela
poqque a la noche no hay lu.

¡Hay que tené boluntá,
que la salasión no e
pa toa la bida!

Camina, negra, y no yore,
be p´ayá;
camina, y no yore, negra,
ben p´acá;
camina, negra, camina,
¡que hay que tené boluntá!

landaluze1

AYÉ ME DIJERON NEGRO…

Ayé me dijeron negro
pa que me fajara yo;
pero e´que me lo desía
era un negro como yo.
Tan blanco como te be
y tu abuela sé quién e.

Sácala de la cosina,
sácala de la cosina,
Mamá Iné.

Mamá Iné, tú bien lo sabe,
Mamá Iné, yo bien lo sé;
Mamá Iné te llama nieto,
Mamá Iné.

landaluze10

NEGRO BEMBÓN

¿Po qué te pone tan brabo,
cuando te disen negro bembón,
si tiene la boca santa,
negro bembón?

Bembón así como ere,
tiene de to;
Caridá te mantiene,
te lo da to.

Te queja todabía,
negro bembón;
sin pega y con harina,
negro bembón,
majagua de dri blanco,
negro bembón;
sapato de do tono,
negro bembón…

Bembón así como ere,
tiene de to;
Caridá te mantiene,
te lo da to.

landaluze7

¡ME BENDO CARO!

A mí me gutan la negra,
pero cuando son bonita;
dede que´toy de Cronita
me bendo caro!

Lo que sagga ene periódico
e poqque ta bien con menda;
la que entiende
que no se guiye!

Pero si la negra yora,
¡qué le boy hasé!
Si se me arrodiya,
¡qué le boy hasé!
Si me dise santo,
¡qué le boy hasé!
Si se pone trite,
¡qué le boy hasé!

landaluze9

CANTO NEGRO

¡Yambambó, yambambé!
Repica el congo solongo,
repica el negro bien negro;
congo solongo del Songo
baila yambó sobre un pie.

Mamatomba,
serembe cuserembá.

El negro canta y se ajuma,
el negro se ajuma y canta,
el negro canta y se va.
Acuememe serembó,

yambó,
aé.

Tamba, tamba, tamba, tamba,
tamba del negro que tumba;
tumba del negro, caramba,
caramba, que el negro tumba:
¡yamba, yambó, yambambé!

landaluze8
CALOR

El calor raja la noche.
La noche cae tostada
sobre el río.

¡Qué grito,
qué grito fresco en las aguas
el grito que da la noche
quemada!

Rojo calor para negros.
¡Tambor!
Calor para torsos fúlgidos.
¡Tambor!
Calor con lenguas de fuego
sobre espinazos desnudos…
¡Tambor!

El agua de las estrellas
empapa los cocoteros
despiertos.
¡Tambor!
Alta luz de las estrellas.
¡Tambor!
El faro polar vacila…
¡Tambor!

¡Fuego a bordo!¡Fuego a bordo!
¡Tambor!
¿Es cierto? ¡Huid!¡Es mentira!
¡Tambor!
Costas sordas, cielos sordos…
¡Tambor!

Las islas van navegando,
navegando, navegando,
van navegando encendidas.

fin

ENLACES RELACIONADOS

Lo negro y lo mulato en la poesía cubana (Ildefonso Pereda Valdés).

Poesías para los niños. Por el mar de las Antillas anda un barco de papel (Nicolás Guillén).

Antología de la poesía en Cuba: 1800-1950.

Ángel Escobar Varela. Poemas.


Compártelo con tus amigos: