“¿No vivirá Nicolasa en la gigantesca casa?”

Hay una rana en este cuento que quiere llegar a una casa, la de su amiga la ballena Nicolasa. Pero la rana tiene un problema, pues no sabe, exactamente, dónde vive la ballena. Para conseguir su objetivo pone en marcha un plan: ir preguntando, de casa en casa, hasta dar con el hogar de Nicolasa.

Nicolasa, ¿y tu casa? satisface las expectativas de los niños chiquititos. El libro tiene una historia que contar y es divertido, pues con él se puede jugar. Las páginas tienen solapas que ocultan los personajes que se van incorporando al relato, como son el piojo violinista, el halcón malhumorado, el elefante que es un dandy, la ardilla coleccionista y el oso dormilón.

Hay un par de aspectos más que reseñar de este cuento y es que está escrito en verso y que hace uso de frases repetitivas que ayudan a fijar la moraleja, pues el pequeño lector ya sabemos que es repetidor.

¿Qué mensaje encierra la historia de la rana y la ballena Nicolasa? Pues que todo propósito se vuelve realidad cuando somos constantes y asumimos los retos con optimismo. La ranita no desiste hasta descubrir que Nicolasa, cuando se asoma a la ventana de su casa, “canta blues con las sirenas” y duerme “en una cama de algas y hace castillos de arena”.

Nicolasa, ¿y tu casa? tiene las tapas duras y está recomendado para niños a partir de tres años. El libro se encuentra dentro del catálogo de la editorial Combel.

Pasa, pasa, pasa,
aquí está mi casa.
Como puedes ver
no soy Nicolasa.


Compártelo con tus amigos: