PADRE

«Otra vida tendrás, si te recuerdan.
Otra muerte, más honda, si te olvidan».
Manuel Díaz Martínez

Fotografía, María Gabriela Díaz Gronlier.

 

PADRE

Juega el viento, que llega de muy lejos, con los pétalos de las peonías y los lirios, ya medio adormecidos en los macizos, le suplican que expanda sus últimos aromas. Las nubes pasean su blancura por el cielo de verano y las palomas, como siempre, en las ramas y los balcones… ¡venerando los instantes!

Abro la ventana y, ayudado por la brisa, ¡entras… padre!, con tu voz clara y con el pensamiento abierto para que, ahora de un modo diferente, digamos que hechizado, sigamos enramando recuerdos, porque —¿cómo explicarlo?— todo lector sabe que una historia es inmortal cuando la imaginación y la voluntad vencen al olvido. 

¡Cantan los jilguerillos, padre! Huele a mar, cae el atardecer y las luces de Tenerife son rayos que se divisan desde el balcón de tu casa.

Padre, no eres pálido como la luna. La muerte no te ha enmudecido. Continúas siendo ese aroma de café que despierta a la mañana.

ENLACES RELACIONADOS

Apenas dos minutos.

Y en sueños se apareció mi madre.

Fantasía para Gabriela (Manuel Díaz Martínez).

Acertijo sobre la vida. A mi madre Ofelia.

La margarita.

La fotografía de la partida de ajedrez.

Eternidad.

A mi abuelo Manuel Díaz Bello.

Los niños del «Caso Padilla».

Teselas de mi mosaico habanero.

Un retazo de alegría.

Recuerdos… y olvidos.

Ofelia y la copa dorada.

Ofelia en mi madurez.

El cubano que silba al viento.

Un sueño me mece…

Daniella, una niña me entrevista.

Pitina la caminadora.

Las certezas. ¿Hasta dónde creo lo que pienso?

Los dos balseros.

El obrador del Soñador.

El peral de Esperanza (María Gabriela Díaz Gronlier).

La figurita de barro.

Nené y Cachita. Las modistas de la calle Cuba.

¡Ay, San Lázaro bendito!

Los ojos de la gallina.

La peonza y el niño.

El zumbar del abejorro.

La madrastra de Blancanieves.

Casa Linares.

 


Compártelo con tus amigos: