Franz Hessel fue un «flâneur» baudelariano, un sagaz mirón silencioso. Esa gente frívola que se pasea por su novela es la que años más tarde aplaudiría con furor los discursos del amado führer.

leer más