El Greco alcanza una luz maravillosa que da vida a la escena, convirtiendo a la figura humana pintada en un actor en movimiento que emerge de las profundidades del lienzo.

leer más