«Y es que Caramelo se había dejado llevar por los caprichos de su paladar».

leer más