La ironía y los finales sorprendentes son dos características que encontramos en la literatura de Roald Dahl y, por supuesto, en «El librero» no podían faltar.

leer más