La rosa negra.

La rosa negra.

Entonces, entró en escena un esbelto caballero, de iris color de acero y pelo color de fuego que, haciendo una reverencia, a los pies de Margarita se postró.