Están los Caprichos de Goya y están los Caprichos de Alenza. No hay como ver para comprender.

leer más