La Virgen ha sido desde el siglo V, siglo en el que se reconoce oficialmente a María como Madre de Cristo, una fuente de inspiración poderosa por la atracción que despierta el misterio que la envuelve.

leer más