«Es así como la trilogía Dante, Petrarca, Boccacio se muerde la cola, al ligarse el último, por su decidida devoción con el primero, restaurando el vínculo que parecía haberse desviado con Petrarca, el auténtico precursor del Renacimiento».

leer más