«Son las tardes horas, que si las dejo tranquilas, se ponen a ladrar sin freno.»

leer más