¡Y pensar que su mano dibujaba filigranas a la luz de los quinqués!

leer más