«¿Quién dice que no hay sirenas cantando en las caracolas?»


Dibujo de María Gabriela Díaz Gronlier

UN DÍA DE PLAYA

Las olas, hasta ese instante acunadas por la suave brisa, despiertan:

—¡A la de una, a la de dos, a la de tres! —gritan contentas. Se alzan, vuelan.

Un barquito de papel, una pala y un cubo…

Y en las pupilas del niño… el reflejo de la espuma blanca.

«¿Cuál de las danzarinas atraparé primero?», se pregunta Marcos esperando las ondas que danzan.

(Las olas se vacían en el canto invisible, donde arena y mar refrescan los pies de los que se acercan.)

Un barquito de papel, una pala y un cubo…

Y en la sonrisa del chico las olas se hallan encarnadas;

En un acto de magia… ¡las huellas han sido borradas!


ENLACES RELACIONADOS

Imaginación. Un poema para un pequeño lector.

Adivinanza para pequeños lectores. ¿Qué árbol describo hoy?

Pedrito y el mar.

El oso Tontín soñaba.

La ranita coronada.

Recordando los cuentos de mi infancia.

La abuela.

El deseoso.

Sir Nenúfar. Una gran historia de una rana diminuta (Anna Kemp y Sara Ogilvie).

Azúcar y Alambrito (María Gabriela Díaz Gronlier-Javi de la Fuente Montenegro).

Papito y Estrellita (María Gabriela Díaz Gronlier – Manuel Uhía).


Compártelo con tus amigos: