miércoles , 25 abril 2018
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio / Mis relatos / Una mala decisión.
Pero, ¿qué fue lo que provocó tanta desavenencia? ¿Por qué lo que un juego sería en drama se convirtió?

Una mala decisión.

charolUna tarde llegó y le dijo: “Ama, voy a montar un despacho debajo de tu cama”.

-¡¿Un despacho?! ¿De qué? ¿Para qué? -preguntó asombrada la dueña de un perrillo de morro fino y mirada inquieta.

-Para dirigir mi propio negocio de venta de pulgas a distancia -contestó Charolito mientras dirigía sus pasos a la habitación de su ama. Detrás le seguía la otra integrante del núcleo familiar de aquella casa.

-Yo también quiero participar en la empresa, puedo ser su secretaria -afirmó la perrita que respondía al nombre de La Lenta, pues cada vez que salía no demostraba prisa por regresar a su casa.

Charolito, en un principio, se negó a que La Lenta entrara en su negocio, pues intuía que de la asociación propuesta nada bueno brotaría.

Pero su ama lo convenció argumentando que no hay oficina que se precie que no tenga un amanuense, y quien mejor para el cargo que alguien de total confianza.

Este fue el comienzo de una disputa continua.

Charolito montó la agencia, buscó todos los contactos e hizo publicidad por todo el vecindario. El morro a morro funcionó como los engranajes del reloj que colgaba de la pared del salón.

Pero mientras el perrillo actuaba, La Lenta se recreaba, dejando pasar las horas, durmiendo frente a la cama.

La Lenta tenía patas de una belleza sin par y a las uñas de sus dedos ponía toda atención, cortándolas y puliéndolas con suma dedicación. Los teléfonos sonaban, los pedidos se acumulaban, las reclamaciones aumentaban y las pulgas de las cestas se escapaban.

-¡No aguanto más! -dijo Charolito a la preocupada ama-. ¡Tiene los cajones llenos de pinturitas de uñas! ¡Aquí te dejo las llaves de este ruinoso negocio!

La Lenta comprendió que había llegado su oportunidad y, sin dilación, pidió a la dueña de la casa las llaves para montar una gran peluquería.

-Dame las llaves a mí y verás cómo el negocio se convierte, de la noche a la mañana, en gran éxito de la temporada.

Lo que iba a ser un juego  se convirtió en rivalidad entre La Lenta y Charol.

Los dos perros eran socios, compartían cama, comida, paseos y diversión, hasta que el proyecto de uno despertó la ambición del otro.

Pero, ¿qué fue lo que provocó tanta desavenencia? ¿Por qué lo que un juego sería en drama se convirtió?

Todo fue responsabilidad de una mala gestión. Al insistir el ama en que lo mejor era que se mantuvieran juntos, sin haber tenido en cuenta ni charol1aptitudes ni genios, sino sólo la hermandad, mudó la diversión en desdicha.

Y el hueso, que hasta hacía poco tiempo compartían entre ambos, en el plato se quedó.

Reconduciendo el asunto, el ama cedió a cada uno un trocito de habitación para que, según sus necesidades, lo rigieran con soberanía.

Y esta fue la solución que devolvió la concordia entre La Lenta y Charol.

firma gabriela4

 

 

 

 

 

 


Compártelo con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.