Y VIVIERON FELICES PARA SIEMPRE
EL AMOR EN EL REINO ANIMAL

«…cada uno tiene su propia manera de hacer latir más fuerte el corazón del compañero o la compañera.»

Y vivieron felices para siempre da la oportunidad a los muchachos de acercarse a la fauna desde una perspectiva atractiva e inusual.

Vestidos con plumas, con pelos, con alas y con escamas, los protagonistas del álbum nos abren la posibilidad de conocer los recursos que tienen para conseguir pareja. El título que hoy les propongo habla de cortejos.

En Y vivieron felices para siempre no sólo se habla de amor, también se describen las características que hacen únicas a las especies nombradas. El libro nos abre las puertas, a través de este tema tan peculiar, al misterioso mundo de la naturaleza.

Pasando las hermosas páginas ilustradas descubrimos, por ejemplo, que los gibones, los antílopes pequeñitos y los «Inseparables» —loritos— son fieles a sus consortes durante toda la vida; que las hembras de los castores prefieren comprometerse con los más trabajadores; que para los lobos, esos animales encasillados en el papel del malo del cuento, su familia es lo primero; que los pingüinos Adelaida regalan a sus parejas, para construir sus guaridas, las piedras que hurtan a sus vecinos; que las águilas calvas son expertas en montar coreografías en el aire; que en el universo de las luciérnagas, cuando llega el momento del amor, los machos destellan más que las estrellas, que…

Habitualmente, los animales de los cuentos infantiles son parlantes. Los niños están acostumbrados a acercarse a la fauna a través de personajes con cuerpecitos auténticos y vocabulario que compite con los diccionarios. A mí me encanta la literatura infantil poblada de estos seres de verbo fácil; pero la verdad es otra y el libro que hoy les propongo ofrece la oportunidad de enseñar moralejas a través de la realidad.

Los protagonistas en Y vivieron felices para siempre, haciendo gala de sus dones en la ceremonia del galanteo, enseñan a los lectores valores como la entrega, el compromiso y la responsabilidad.

Y vivieron felices para siempre tiene formato grande, tapas duras, guardas dibujadas y unas ilustraciones que quitan el hipo. El álbum se encuentra dentro del catálogo de la editorial Panini. No sé decirles para qué franja de edad es este libro, pues creo que lo disfrutarán grandes y pequeñitos.

ENLACES RELACIONADOS

Museo vivo de los insectos (Francois Lasarre – Anne de Angelis).

Historia del arte en 21 gatos (Diana Vowles – Jocelyn Norbury – Nia Gould).

Las ideas de Golondrina y la escritura cuneiforme.

Las alas del avecedario (Antonio Rubio – Rebeca Luciani).

El libro de los valores para niños (Kay McSpadden).

Las hadas en la literatura y en el arte.


Compártelo con tus amigos: