“Saltar alto no es exactamente lo mismo que volar”.

“Cada uno se enfrenta al mundo a su manera”.

“Cuando te ofrezcan ayuda, asegúrate de no ser la presa”, leemos en este ingenioso libro, de apariencia inocente, dedicado al primer lector. Lecciones de vuelo incita a la reflexión. El texto está compuesto de sentencias breves que enseñan a los niños que deben aprender a gestionar sus emociones.

Lecciones de vuelo habla de ilusiones, limitaciones personales, instintos, riesgos, contratiempos… Avisa de lo imprescindible que es dar alas a la imaginación y de la necesidad de hacerlo con precaución. Este libro está pensado para niños que se incorporan a la vida en sociedad: al jardín infantil, a la escuela, a las actividades fuera del ámbito familiar. El mundo se muestra lleno de sorpresas y riesgos a los ojos deslumbrados y asustados de los pequeños. De ahí la importancia de libros como el que reseño hoy.

“Fijarse en los demás es útil, pero nunca pierdas tu personalidad”.

Pirkko Vainio, para un asunto de tanta envergadura, utiliza frases sencillas y mensajes claros y optimistas. Son los animalitos los protagonistas del libro, ellos son los encargados de hacer llegar al lector los razonamientos que sobre el miedo, el fracaso y la alegría encontrarán en este volumen ilustrado con dibujos minimalistas.

“Dejarnos llevar nos enseña el precioso arte de aterrizar”.

Lecciones de vuelo está publicado en la colección Trampantojo de la editorial Thule. El libro está recomendado para niños a partir de tres años, pero creo que es un texto para chicos que comienzan sus primeras lecturas.

 

 

 


Compártelo con tus amigos: