EL CORTEJO

«El alma que puede hablar con los ojos también puede besar con la mirada.»
Gustavo Adolfo Bécquer

Amor en azul, Marc Chagall, óleo sobre cartón, 1914.

A través de los ventanales se proyectan conos de luz sobre el césped que sufre cómo la noche le hurta sus verdes.

La muchacha está en el jardín. Su risa caracolea y atraviesa la cortina que deja entrever una sombra. Es el joven que, turbado, la observa desde su habitación —late el corazón de él a la par que el de aquella que juega rozándose con la hierba.

La noche, cortés y celestina, despierta la impaciencia en ella y convierte en destellos las ansias de él. Y se inicia el cortejo bajo las estrellas —lejos quedan los cardos que laceran.

ENLACES RELACIONADOS

No hay como una noche de amor.

Alina sigue a su estrella.

Y en sueños se apareció mi madre.

Flor de romero.

La bailarina.

Narciso.

Los solitarios.

Renacer.

Acertijo sobre la vida.

Las dos caras de un espino.

Reflexión inspirada en un dibujo de Sorolla.

Liturgia de amor en tiempos difíciles.

La venganza de las náyades.

El trato.


Compártelo con tus amigos: