EL COCODRILO AL QUE NO LE GUSTABA EL AGUA

«… el picor crecía, y crecía, y crecía, y crecía hasta que…»

El cocodrilo al que no le gustaba el agua es un ejemplo de que no existe ningún tema, por muy complicado que sea, que no pueda razonarse con un niño.

¿Cómo hacer para hacernos entender? ¡La clave está en la sencillez! Es el primer secreto que nos revela un cuento que tiene dos lecciones claras: una es que la felicidad se halla cuando comprendemos quiénes somos y la otra es que en el proceso de búsqueda de uno mismo hay que tomar decisiones.

El cocodrilo al que no le gustaba el agua es un cuento sobre la identidad personal.

Con ilustraciones desenfadas y un relato construido con frases cortas, Gemma Merino, la autora, consigue transmitir un mensaje muy importante al pequeño lector u oyente. Ese mensaje es que cada quien es un ser único. Los protagonistas del álbum descubren que son distintos y que esa cualidad no solamente no impide una convivencia feliz, sino que los enriquece: ¡les ofrece nuevas opciones de diversión! 

Las guardas de los libros suelen ser ilustradas con una finalidad estética. Hay editoriales que utilizan papeles decorados, hay otras que optan por utilizar ese espacio para presentarnos personajes y objetos mencionados en los textos. Hay publicaciones que dejan sobres con guiños para los peques…

¡Ah…!, pero la autora y dibujante de El cocodrilo al que no le gustaba el agua ha aprovechado muy bien las hojas de papel con las que se unen los pliegos de un libro en tapa dura. Por las guardas del álbum los chicos descubrirán por qué uno de los personajes es diferente al resto y, también, que la historia tiene continuidad las contraportadas se convierten en un ejercicio sobre la capacidad de observación.

No deseo contar más. Quiero que sean los carismáticos protagonistas los que desvelen el argumento.

El cocodrilo al que no le gustaba el agua se encuentra en el catálogo de la editorial Picarona y ha sido galardonado con el Premio Macmillan de álbum ilustrado 2011. Está recomendado para niños de entre cinco y ocho años. Sin embargo, creo que es un título para todas las edades. En mi biblioteca tiene un espacio asignado.

ENLACES RELACIONADOS

El sueño de Olaya. ¿Y la imaginación?

Azúcar y Alambrito (María Gabriela Díaz Gronlier-Javi de la Fuente Montenegro).

Papito y Estrellita (Gabriela Díaz Gronlier y Manuel Uhía).

Marcos, Lucía y el gigante mago.

La abuela. Cuento infantil.

Los tres ratones y el pájaro Carpintero.

Prohibida la entrada a los elefantes (Lisa Mantchev).

Seis ratones ciegos y un elefante (Jude Daly).

Un beso antes de desayunar (Raquel Díaz Reguera).

Yo voy conmigo (Raquel Díaz Reguera).

Sopa de calabaza (Helen Cooper).

El oso Tontín soñaba…

Grisela (Anke de Vries y Willemien Min).

Sir Nenúfar (Anna Kemp y Sara Ogilvie).

La señorita Susi (Miriam Young).


Compártelo con tus amigos: